logo

Renovación

¿Qué es la Renovación Carismática Católica?

Es un movimiento de renacimiento espiritual, como fruto de un renovado Pentecostés, especialmente para laicos.

Es una de las múltiples formas y maneras a través de las que el Espíritu de Dios está llevando a cabo la gran tarea de la renovación de la Iglesia.

Este movimiento está llamado a insertarse constructivamente en el movimiento renovador postconciliar de nuestra Iglesia católica.

Se ubica principalmente como un movimiento de espiritualidad por lo cual su apostolado está centrado en la conversión y transformación interior de los bautizados para impulsarlos a una vida plenamente cristiana, enraizados en la Palabra de Dios, al ritmo de la Liturgia y desembocando en la caridad y el compromiso social.

La Renovación Carismática es una corriente de gracia por medio de la cual Espíritu de Dios, nos lleva a vivir de manera vivencial la realidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, la Renovación Carismática Católica, más que ser un movimiento en la Iglesia, es la Iglesia en Movimiento. El Cardenal León Joseph Suenens cuando escribió en su Carta Pastoral para Pentecostés de 1973 lo siguiente: “Digamos de una vez que no se trata de un Movimiento nuevo en el sentido usual del término, sino de una corriente de gracias que el Espíritu Santo hace surgir por todas partes. La Renovación Carismática no es un movimiento, sino el moverse del Espíritu Santo”.

Por su parte, monseñor Alfonso Uribe Jaramillo (Colombia), la definió de esta forma:

La Renovación Carismática Católica es, un mejor conocimiento de la Persona y de la Obra del Espíritu Santo. Es una experiencia profunda de su presencia en nosotros y de acción en nuestras vidas. Es Una entrega sin limitaciones a la conducción del Espíritu Santo y una constante docilidad para seguir sus inspiraciones. Es la renovación del amor en todas sus proyecciones (Del libro: “Conozca la Renovación Carismática”).

También debemos conocer qué es la Renovación Carismática, según los Estatutos del ICCRS, aprobados por S.S. Juan Pablo II. Allí se nos dice que: “La Renovación Carismática Católica es un movimiento mundial, pero no uniforme, ni unificado. No tiene fundador particular, ni un grupo de fundadores como muchos otros movimientos. No tiene lista de miembros participantes.

La Renovación Carismática es la reunión muy diversa de individuos, grupos y actividades, con frecuencia del todo independientes unos de otros, en diferentes grados y modos de desarrollo, con diversos énfasis; y que sin embargo participan de la misma experiencia fundamental y persiguen los mismos objetivos generales”.

Esta experiencia fundamental es la efusión del Espíritu Santo o bautismo en el Espíritu, que es una renovación de las gracias recibidas en nuestro bautismo sacramental, y que nos lleva a vivir la vida nueva en el Espíritu.